¿Piso o residencia?

¿Piso o residencia? Cuando tienes que salir de casa, esta es una de las preguntas que más cuesta resolver. "En una residencia no voy a poder entrar y salir cuando quiera", "No voy  poder comer lo que quiera cuando quiera...", "¿Y si no me cae bien mi compañero/a de habitación?", "¿Y si no me gusta la comida?"....Todos, incluída yo, nos hemos hecho estas preguntas alguna vez. Pero, como podréis comprobar, me decanté por la opción de residencia, y no me arrepiento en absoluto. Estar en una residencia te facilita muchísimas cosas, y no te ofrece menos que un piso. 

 

Empecemos por una de las dudas más polémicas: la libertad. Aunque este si es un motivo de rechazo hacia las residencias, en Los Guzmán no tendrás que preocuparte por esto. El hecho de que no sea una residencia demasiado grande es que la libertad en cuanto a horarios es mucho mayor. De hecho, puedes entrar y salir cuando quieras, lo cual me parece un punto muy a favor.

 

Otra duda que nos asalta siempre es la de la comida y la limpieza. Bien, he de decir que los menús son bastante completos y variados (esto siempre preocupa a los padres), y que es la única residencia de Guadalajara que tiene servicio de cocina los fines de semana. Además desde hace poco contamos un buffet en las comidas donde podemos crearnos ensaladas a nuestro gusto y acompañarla con guarnición como arroz o puré si algo no nos gusta.

 

Además vivir en una residencia supone que, por ejemplo, cuando llegues después de un cansado día de clases/prácticas, siempre vas a tener comida preparada, aunque no llegues dentro del horario de comidas, ya que en esta residencia puedes reservar tus comidas y cenas para los días que tengas que llegar más tarde por alguna fuerza mayor.

 

Con respecto a la limpieza, nuestra querida Susi se encargará de limpiar tu habitación.

 

El tema de los compañeros también suele resultar difícil, pero te aseguro que no debe ser algo que te preocupe y sino lee el artículo sobre "Integración en la residencia" de nuestra compañera Nerea Polo. Con respecto a tu compañero de habitación, he de decir que son todo ventajas, ya que normalmente, el primer año, suele ser un compañero de carrera, lo cual te ayudará a no estar solo cuando tengas que enfrentarte a los primeros días de Facultad, tener a alguien en quien apoyarte, un compañero de grupo para los trabajos...

 

Pero sin duda lo mejor de todo, es que en una residencia, para bien o para mal, siempre habrá alguien. Aquí dentro ocurre algo especial, sin duda nunca te sentirás solo, nunca te faltará nadie con quien reír, pasar el rato y si hace falta llorar, y menos aún alguien con quien salir un viernes o sábado si los compis de clase se hacen los remolones. Incluso los aburridos domingos pueden ser entretenidos en Los Guzmán, ya que se puede proyectar películas en las salas de los televisores, o echar una partida de pin-pon en el salón de actos.

 

¡Ah, casi se me olvida! Si te preocupa perder la forma durante el curso no te preocupes, porque tenemos gimnasio. Vamos, que si estás dudando, no le des más vueltas....¡Vente a Los Guzmán!

María Luengo (202)